jueves, 6 de marzo de 2008

Todos somos bisexuales


Fotógrafo: Juan Fernando Ospina
Modelo: Tania Castro



Que qué?????????????????????? Así como lo leen y no crean que es cuento de sexólogos locos o de borrachos que se les moja la canoa. Desde 1980 el señor Lizárraga de la Sociedad Mexicana de Sexología, propuso una evolución al modelo del continuo heterohomosexual propuesto por Kinsey en los años 40. Imagínense, desde esa época nos están diciendo: Todos somos bisexuales, y uno a esta hora de la vida asustándose por esas nimiedades.

Lizárraga se dá la mano con Kinsey en cuanto al continuo heterohomosexualismo, en el que nos encontramos todos los seres humanos, escúchese bien, t o d o s, o sea que t o d o s tenemos algo de femenino y de masculino en nuestro interior independientemente de que se sea hombre o mujer. Ahora pues, todos tenemos un poco del otro sexo y obviamente del nuestro, lo que hace que tengamos una condición bisexual innata, en la cual nuestro ser reúne cualidades de ambos sexos, mejor dicho, además de ser bisexuales somos andróginos, vaya parejita.

Fíjese que el concepto de bisexualidad no sólo está referido a la atracción hacia ambos sexos, si no a una condición natural humana de la cual partimos para coger para un lado o para el otro, o para quedarnos ahí. Como dato curioso, les cuento que los hombres en algún momento de la vida fueron mujeres, imagínense pues eso, el sueño de un transgenerista vivido en las más tiernas etapas fetales. La embriología ha demostrado que en el periodo embrionario todos somos bisexuales y que el cuerpo comienza a definir los genitales por inhibición de los órganos del sexo opuesto.

Por otro lado, a nivel hormonal, los estrógenos y la testosterona están presentes tanto en las mujeres como en los hombres, lo que varía es su nivel de concentración en la sangre. Aquí entre nos, es gracias a la testosterona, que los hombres piensan tanto en sexo, y es tan bien, gracias a ella, que las mujeres sentimos deseo sexual. Gracias testosterona por tantos momentos vividos, amén.

Siguiendo con el planteamiento, nadie es 100% homosexual ni 100% heterosexual, empezando por que esta orientación sexual varía a lo largo de la vida, por ejemplo: en la niñez muchos han tenido contactos homosexuales, en la adolescencia se asume más la orientación como hetero u homosexual, pero en la edad adulta hay quienes desean experimentar y tener contactos homosexuales ocasionales sin necesidad de serlo formalmente y etc etc. ¿Ya trajeron algún recuerdo a colación?

Esta gráfica aclara un poco lo que quiero decir:




La flecha ilustra el eterno heterohomosexualismo en el que nos mantenemos y todos nos encontramos en el punto cero, en la neutralidad de la determinación de la orientación sexual, diría yo. Partimos pues de este punto para decidir, orientarnos o sentir atracción hacia un sexo o hacia el otro.

La definición a la que llega una persona sobre si es homo o hetero, la toma desde una posición bisexual que le permite decidir qué sexo le gusta más que el otro, sin perder su constitución natural bi, en otras palabras, los que se identifican y reconocen a así mismos como hetero no dejan de tener un poco de homosexual. Es una lástima que otros definan su sexualidad por prototipos culturales, religiosos, o simplemente por el que dirán y no desde su libre voluntad y deseo.

Si no se fuera bisexual, las relaciones interpersonales con el mismo sexo, serían imposibles. Incluso considero, que hay que ser un poco homosexual para amarse así mismo; la masturbación a mi parecer, es un acto de amor propio y homosexual en el que te haces el amor a ti mismo.

Después de hablar un poquito acerca de la bisexualidad, los invito a hacer algo práctico, ¿qué tal si realizan la propia gráfica del eterno heterohomosexual para que conozcan más su sexualidad y determinen qué tan bisexuales son?.

Les dejo estos ejemplos:



Ahh, y como siempre, aprovecho para dejarles esta reflexión:
Ser tolerante no te hace homosexual

Para ver más fotografías, ingresa al perfil de El Diván Rojo en Flickr


Mis post rojos relacionados:
Todos somos perversos.


Psicóloga Alejandra Quintero R.


Share/Save/Bookmark

3 comentarios:

Monchis dijo...

Hola Aleja,

El hecho de reconocer mi homosexualidad me ha inducido a tener una posición mucho mas abierta y carente de perjuicios ante posiciones como las que expones en tu post.

Coincido en que entre el 100% homo y el 100% hetero existen una cantidad de matices que generalmente se van estabilizando al llegar a la edad adulta.

En el medio en que me muevo es bastante común ver como jovencitos que inicialmente se declaran abiertamente homofóbicos, pueden pasar con relativa facilidad al otro extremo del espectro cuando dejan atrás sus miedos y confrontan sus verdaderos deseos.

Aunque suene a cliché; entre la comunidad Gay siempre ha existido el consenso de que nosotros como hombres tenemos un cierto grado de entendimiento y empatía con el sentir y pensar femenino; esta ambivalencia nos permite en muchos casos ser buenos confidentes y consejeros de nuestras amigas, porque las podemos entender aunque seamos hombres, pero no las juzgaremos precisamente porque no somos mujeres.

De todas maneras, independientemente de la validez de tu afirmación, yo siempre he pensado que es necesario llegar a una definición de los gustos sexuales en un sentido o en otro, porque de lo contrario es bastante dificil mantener relaciones estables.

Conozco los casos de varios fulanos que se declaran abiertamente bisexuales... fantástico dirán ellos porque pueden disfrutar de cualquier tipo de carne; sin embargo nunca mencionan a los infortunados personajes que tienen la desgracia de fijarse en un hombre en esas condiciones.

Por un lado una mujer que ama y vive en el engaño.

Por otro lado un hombre que es cociente de la situación de su pareja, que sabe que tiene que compartirlo con una mujer, que debe reconocer que su relación siempre será clandestina, "pecaminosa" y sin ningún futuro.

A mi ya me la hicieron una vez....pero no volverá a ocurrir.

Saludos,

catectico dijo...

Hola, este descubrimeinto no es para nada nuevo ni tan reciente, la teoria Psicoanalitica ya habia fundado las bases de la bisexualidad tanto latente como manifiesta en el estudio de la conducata y el desarroollo sexual en la infancia, por suerte tuve contacto con el divan y descubri ello en mi y me produce serenidad saberlo... ahhh e inclusive mucha seguridad en la vida cotidiana.

chaoo

sinblancaporelmundo dijo...

No por ser maricón se es mejor.

http://sinblancaporelmundo.wordpress.com/2008/02/23/maricones-sectarios/