domingo, 8 de febrero de 2009

“Mucho gusto mami”



“Mucho gusto mami”, es la frase más inspiradora que he escuchado esta semana. Además de la sorpresa que me dio estar en el lugar en la cual espontáneamente afloró, no creía que me la estuvieran diciendo y le dije al caballero: “¿Me repite lo que dijo?” Y él, con sonsonete especial y gran entusiasmo insiste: “Mucho gusto mami, ¿quiere otra cervecita?”. A lo cual respondí con indiferencia: “No, muchas gracias. Mire, la que tengo está completica. Además no me diga mami, mi nombre es: Maria Alejandra, no Mami”. Me alegra que me haya hecho caso, pues a partir de ahí me empezó a llamarme por el nombre.

Más adelante me preguntó: “¿Y por qué no le gusta que le digan mami?” a lo cual respondí: “ ¿Usted cree que a las mujeres nos gusta que nos digan mami de entrada, o sea, sin conocerlo a uno y que le digan así?”. Y él contesta cual galán: “Claro, yo creo que al 90% de las mujeres a las que le digo eso le gusta, siempre se sonríen conmigo. Yo soy así con las compañeras de la oficina, con mis amigas, con las mujeres que recién conozco. Siempre les digo mami, mi amor o muñeca”. Le contesté: “Usted sabe qué pasa donde yo como mujer, acabando de conocerlo le diga: Mucho gusto papi… que quiere papito”. El contesta: “Uyyy no, que susto”.

Esta semana estuve analizando la situación tratando de hacerme conciente de las estrategias de acercamiento que tienen entre si hombres y mujeres, y aclaro: hombre con hombre, mujer con mujer, hombre con mujer y en sentido contrario. Acentuó esto porque el objeto de deseo no tiene sexo, eso es protocolo cultural y mucha gente se comió ese cuento.

(Retomando)

Estuve narrando los hechos como si fuera testigo de la fiscalía con algunas de mis amigas y amigos esta semana. El relato fue de lo más cómico para ell@s mientras mis colegas de género decían: “Me aterra que un hombre me diga así sin conocerme, a no ser que sea mi novio o un amigo muy personal que me diga muñeca, mi amor o mami”.

Esta situación me hizo caer en cuenta que el ritual de cortejo evidenciable en comportamientos comunes y generales en los hombres y caracterizado por los estudios de antropólogos y biólogos a lo largo de la historia, logra sus matices y diferencias según el moldeamiento cultural al que han sido expuestos, ya sea por la educación, el circulo social, el lugar donde viven, entre otros factores que hacen que cada macho, aunque conserve por filogénesis el comportamiento del cortejo logra diferenciar y variar su forma según el aprendizaje cultural y social. (Respiren y vuelvan a leer. Párrafo denso pero digerible.)


Hagan ustedes, mis queridos lectores sus propias conclusiones.

De mi parte va una recomendación a todos los bellos hombres de la ciudad que se acercan con tanta pluma y pecho prominente donde una hembra:

Las estrategias de seducción no son generalizables, no se puede aplicar la misma técnica con todas las mujeres (en este caso). Y antes de decirle mami a una mujer que no conoce, pregúntele cómo le gusta ser tratada. Si se quiere ahorrar la pregunta, dígale inicialmente por su nombre, genera una mejor impresión y un clima más favorable de acercamiento para que pueda sacar todas las plumas sin que las hembras huyan o se lo coman antes de tiempo, como es el caso de las Viudas Negras.

Nota: Acercarse a mi no es difícil, aunque si me cambian el nombre probablemente no responderé al llamado. Con que me digan Aleja todo esta bien.

Si les interesa el tema de los rituales de cortejo, les recomiendo el primer capítulo del libro: Anatomía del amor de Helen Fischer. Editorial Anagrama. Es buenísimo.


Psicóloga Alejandra Quintero R.


Share/Save/Bookmark

10 comentarios:

Nanita dijo...

Es que hay unos que definitivamente no saben como acercarse a una mujer, o se pasan de tímidos y no dan el primer paso, o se pasan de confianzudos y creen que con un "reina, muñeca o princesa" vamos a caer rendidas a sus pies...

Anónimo dijo...

...mmmmmmm Ok, todo muy claro, !!!DOCTORISIMA.........al menos ya sabemos como acercarnos para no meter "las cuatro" de entrada.

ATTE; MARCENARO...

Alfredo Tatis dijo...

Hola Mami,

Por que razon evolutiva del cortejo existen machos que se acercan a una hembra con esta expresión maternal solo utilizada con la progenitora???
Podriamos nombrar varias teorias de comportamiento talesw como:
- Deben tener una fijación o dependencia maternal obsesiva o complejo de Edipo
- Estan viendo en esa desconocida un gran vientre que los hace inconscientemente llamarlas por le pueden llegar a ser MADRES
- Posiblemente esa mujer tiene unos bellos senos y su instinto de conservación, en este caso la lactancia les hace expresar este apelativo
- Es un recien separado, con hijos, demandado por alimentos y esta palabra es su obsesion
- Puede que sea un romanrico empedernido, operario de construccion o albanil que dicha palabra le ha traido excelentes resultados y la usa indiferentemente ya sea en una consulta medica, en compras generales y en fiestas diferentes sin importar rango, religión o nacionalidad/

Ana Cristina Jaramillo dijo...

esta nota está super buena, y muy cierta,lo que dices de generar una buena impresión al llamar a alguien por su nombre además denota que la persona ha puesto la atención suficiente como para recordarlo. un punto a favor de la gente educada!
excelente nota alejandra.

Escrito en el facebook de El Diván Rojo por Ana Cristina Jaramillo

William Orlando Leguízamon Londoño dijo...

.."desde el desayuno se sabe como vá a ser el almuerzo" eso decían los abuelos, y hasta verdad si es.... que vaina mas mañuca decirle "mami" a una mujer, y no solo antes de conocerlas, sino despues tambien. Hay otras formas mucho mas sutiles y romanticas de dirigirse a ustedes, aunque la verdad es que finalmente es al gusto de cada quien.... porque por estas latitudes; a muchas señoritas, no les disgusta lo de "mami".

Publicado en el facebook de El Diván Rojo por: William Orlando Leguízamon Londoño

Ana Peralta dijo...

Alejandra muy sugerente como extiendes las estrategias de acercamiento dentro del tema de lo erótico, el ritual del cortejo debería ser tratado a profundidad para la educación de muchísimos Colombianos. Si la etología estudia el comportamiento de los animales y vemos como se destacan un hermoso pavo real y otros animales.. que exhiben sus mejores características, las personas deberían pensar en enriquecerse un poco más y dejar de lado las conductas "típicas" o estandarizadas socialmente que lo único que dejan ver es el poco cuidado en el acercamiento hacia el otro y una gran pobreza mental. Fantástica la idea que sugieras estas reflexiones.

Publicado en el facebook de El Diván Rojo por: Ana Peralta

Arameo Dios dijo...

esta muy buena la nota! jeje si bien no hay técnica para caerle a todas las mujeres, las mujeres podrían ser un poco menos rudas, pues, no es nada fácil hablarle a una desconocida, y no siempre esta uno buscando una novia o una amante, solo saber quien es esa "mamacita" que pasa por el lado de uno, saber a donde va y que quiere hacer... las mujeres son lo unico que lo pone a temblar a un hombre, y es desicion de ellas (o de ustedes) usar ese poder sobre uno, o para uno.

Publicada en el facebook de El Diván Rojo por: Arameo Dios

LeBon Café dijo...

patético: rezanderos mal hablados para no entrar en política, ... de tu columna ... "el ritual de cortejo (...) logra sus matices y diferencias según el moldeamiento cultural al que han sido expuestos"

Publicado en el facebook de El Diván Rojo por: LeBon Café

Karol Villa dijo...

Respeto , es la única palabra ke para mí aplica en esos casos.

Publicado en el facebook de El Diván Rojo por: Karol Villa

Eduardo Escobar dijo...

Hola. De mí sé decir que el mamita siempre me pareció de mal gusto. Excepto en el clímax, cuando todo está permitido en el enredo de galaxias. En mis buenos tiempos, las llamé a todas, Niña, aunque el niño era yo, pero sobre todo usaba el común denominador, para no correr el riesgo de decirle Jazmín a Perla, o Estrella a Sol. Dices que te gusta el Aleja... pero es que aleja tanto... Abrazo y beso.