miércoles, 20 de mayo de 2009

Anillo de O, o anillo de sumisión para esclavos y esclavas.


“…lo que ella no se atrevía a decirle era que si le gustaba tanto que la azotaran se debía, aparte el placer que sentía, hasta cierto grado, al hecho de que la felicidad la embargaba al sentirse abandonada más allá de su propia voluntad, y una vez superado el límite del placer O pagaba su dicha, en cierto modo, mediante el dolor y la humillación -humillación, porque no podía dejar de suplicar, no podía dejar de gritar al mismo tiempo que gozaba, quizá garantizando, de esa forma supersticiosa, la continuidad del placer…”
Historia de O-Pauline Reage

El anillo de O es llamado así no porque su aro decorativo parezca una “O”, sino porque O, es el nombre de la protagonista de la película: Historia de O, que tenía un anillo de sumisión semejante. Como dato curioso, en la novela de Pauline Reage, en la cual se basó la película, la protagonista tenía otro tipo anillo, sin argolla y con el símbolo del triskel, símbolo celta característico de la cultura BDSM.

La vieja escuela del sadomasoquismo no empleó el anillo, ni en sus prácticas sexuales ni como elemento distintivo. Éste se popularizó después de aparecer en la película mencionada en 1974, incorporándose después de este año, como uno de los elementos característicos del BDSM empleados por l@s sumis@s o esclav@s, como símbolo de pertenencia a otra persona. En otras palabras, si alguien usa este anillo es porque le pertenece a alguien, a un amo o una ama con la cual comparte una relación sadomasoquista.

L@s am@s realizan un ritual en donde se formaliza la entrega total del nuev@ esclav@, a través de la firma del contrato de sumisión y la entrega del anillo. Aunque en el campo real y cotidiano, no todas las personas practicantes hacen esto, la cultura BDSM aboga por su cumplimiento.

Les confieso que sin ser esclava de nadie, mandé a elaborar mi anillito. Mi interés por los objetos de índole sexual impulsó la búsqueda del famoso y escaso artilugio en Medellín. Después de recorrer la seca y la meca, encontré un lugar en el centro de la ciudad, donde fabrican los anillos que uno quiera. Así pues que llevé la muestra del anillo de O y en 15 días me entregaron uno igualito, por la módica suma de $65.000 pesos. Les comparto el teléfono de la joyería en Medellín, a los interesados, que imagino son much@s. Joyería Artesanal Dione: 514 29 16.

Al final del siguiente extracto de la película Historia de O, aparece el anillo del cual les hablo:


Si deseas saber algo más sobre el mundo BDSM, ingresa aqui.


Psicóloga Alejandra Quintero R.


Share/Save/Bookmark

5 comentarios:

Anónimo dijo...

HOLA: AUNQUE EL TEMA EN SI ES EL ANILLO,ESTA VEZ QUIERO SER EL "JU ANITO DE LA CLASE" QUE OPINA DE TODO, MENOS EL TEMA A QUE ATAÑE LA NOTA.
!! HOMBRE QUE LASTIMA LA PELÍCULA, "UNA HISTORIA DE O" TAN CHÉVERE,TAN ERÓTICA, PERO CON ESOS DIÁLOGOS DE NOVELA BARATA. HERMOSAS PROTAGONISTAS, HERMOSOS PAISAJES, HERMOSOS ACTORES, PERO.....ESE LIBRETO, ESAS FRASES CORRESPONDEN MAS AL MEDIO EVO. HUBIESE SIDO MAS LINDO ENMARCARLA EN LA ÉPOCA VICTORIANA, O EN LAS CRUZADAS, CON CABALLEROS DE LINDA ARMADURA Y DUELOS POR EL AMOR DE UNA MUJER....PERO ESA MEZCLA DE SIGLO XX, CON LIBRETOS MEDIEVALES.....!!!SE LA TIRÓ¡¡¡ LE RECUERDAN A UNO, ESAS PELÍCULAS VIEJISIMAS QUE UNO VEÍA ANTES. ES MUCHO MAS ERÓTICA Y HERMOSA, SIENDO MUCHO MAS ANTIGUA, "EMMANUELLE" PERO ES QUE ESOS LIBRETOS, SI ERAN CALIDAD PESADA. AHÍ ES CUANDO LO ERÓTICO, LO ENMARCO CON LO EXPRESADO, ES DECIR, ACORDE A LA SITUACIÓN. POR OTRO LADO EN HISTORIA DE O, EN EL FONDO LO FUERTEMENTE ERÓTICO, VIENE A SER NO EL CUERPASO DE LAS ACTRICES, SINO MAS BIEN, LA DOBLE VIDA, LA BISEXUALIDAD DE "O" Y SU AMIGA RUBIA,EN DONDE EL HOMBRE "DUEÑO" DE O, SUPUESTA MENTE NO SE DA CUENTA DE NADA Y NADIE EN LOS ALREDEDORES LO ADVIERTE.... QUIZÁ AL FINAL. PERO EN EL FONDO ES UN PEQUEÑO MENSAJE A LA ESTUPIDEZ CON QUE MUCHOS BUSCAMOS EL PODER, PERO EXISTEN OTROS PODERES OCULTOS, ERÓTICOS Y OSCUROS...MAS PODEROSOS, MAS...FUERTES.
(ME ENCANTA SALIRME DEL TEMA)

ATTE: MARCENARO

Educación Sexual dijo...

Muy interesante post!, como todo lo que rodea al mundo de las prácticas BDSM; las hay de todo y para todos los gustos, casi tan fascinante como las "ponygirls" .
Un saludo!

Anónimo dijo...

Sin animo de ofender a nadie, creo que quien escribio este articolo no esta para nada enterad@ del mundo BDSM.

Es necesario que elabore unainvestigación, muchisimo mas alta, puesto que los ocntratos y ANILLOS, no son una marca distintiva, ni nada parecido... falta, falta mucho, pero va bien ya lleva el 5%, le falta un 95% mas.

Alejandra Quintero y El Diván Rojo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Alejandra Quintero y El Diván Rojo dijo...

Respuesta al último comentario.

Tanto el Anillo de O y los contratos de sumisión son prácticas exclusivas de la sexualidad BDSM y por tanto distintiva o características de ella. Reconociendo que en el articulo menciono 2 entre miles de objetos y prácticas que alli se realizan.

El Anillo de O es un artículo cargado de mucho simbolismo entre l@s practicantes del BDSM, esto ha hecho que se convierta en un elemento distintivo de estas practicas, ya que sus portadores se pueden distinguir como personas con gustos, intereses o practicantes del BDSM, claro, si lo usan de manera consciente.

Tal es así, que al visitar un sexshop sado en París y tener el anillo puesto, el encargado de la tienda se me acercó y me preguntó si practicaba BDSM y si quería acompañarlo a una mazmorra como su esclava. Una evidencia más que hace que los portadores conscientes del significado del anillo, evidencian sus preferencias BDSM.

Distintivo:
- adj. Que tiene facultad de distinguir o caracterizar algo:
el aroma distintivo es la marca de la casa.
- Insignia, señal, marca que sirve para diferenciar.
lleva en la solapa el distintivo de su equipo de fútbol.
- Característica que sirve para diferenciar.

No comprendo a que hace referencia al plantear que no es distintivo. Ya que usted dice conocer tanto del tema, le agradecería un comentario más instructivo al respecto tanto para mi como para los lectores.