viernes, 24 de diciembre de 2010

La homofobia como una oportunidad para hacer pedagogía social.

Me encantan los finales felices y más aquellos en donde la vida se impone sobre la muerte, en donde Eros prevalece sobre Thanatos, como en el caso de homofobia contra el ciudadano gay de Medellín: Manuel José Bermudez Andrade, un hombre que como muchos otros gays, es amenazado en la ciudad por tener una orientación sexual diferente a la heterosexual y que con valentía, con intención pedagógica y de reafirmación de sus derechos ciudadanos, entabla una denuncia que como siempre, trae mejores frutos que guardar silencio.

La homofobia además de ser un trastorno mental con consecuencias tan nefastas como la violencia y el asesinato, es un acto que acarrea problemas legales. Así pues que los homofóbicos (e incluso también lesbofóbicos, bifóbicos y transfóbicos) además de recibir tratamiento psicológico y/o psiquiátrico integral que impacte su vida personal, social y familiar, en algunos casos requieren intervención judicial cuando han llegado a las amenazas, la discriminación o el crimen.

Pese a que la homofobia no es motivo de orgullo, no debe ser una conducta enseñable y tampoco constituye un valor moral como muchos creen, considero que un caso de homofobia es una oportunidad para hacer pedagogía social, tal como lo muestra el caso de Manuel José Bermudez Andrade.

Les comparto lo que Manuel publicó hoy en su facebook al respecto:

“Muchas gracias por su apoyo en el caso de la amenaza de muerte en contra mía y de mi familia homosexual...y que aprendan” Manuel José Bermudez A.


“Muchas gracias a Hernando y todas aquellas personas que se solidarizaron ante mi amenaza de muerte por homofobia. Les cuento que actuar rápida y decididamente permitió frenar en primera instancia la agresión, pero sobre todo, posibilitó marcar un precedente frente a los procesos de legalidad y justicia, el proceso de denuncia continua su curso. Pero el logro fue también, frente al agresor, quien expresó públicamente que se sentía avergonzado por sus acciones y que prometía, en la conciliación, que no se volvería a repetir un acto semejante. Y finalmente, frente a la comunidad de vecinos, que no solo me respaldaron, sino que aprendieron que hay otras maneras de arreglar las cosas sin las vías de hecho y que ante todo está el respeto. Esos niños y niñas que presenciaron la agresión y posteriormente la acción legal y de conciliación, aprendieron que al diverso, sea cual sea su condición, se le respeta. Y en adelante esperamos que este episodio, motive, envalentone a las personas diversas que aguantan calladamente las agresiones (marica, loca, cacorros, voltia, sosó, perezosas, maniquebrados, entre muchas otras) verbales y físicas para denunciar ante las autoridades y para hacer pedagogía con dichas acciones...aprenden o aprenden que las personas diversas sexuales...SE RESPETAN...no en vano hemos luchado arduamente durante dos décadas y sobre todo desde Planeta Paz...Felices fiestas de fin de año.”

Tomado del Facebook de Manuel José Bermúdez Andrade.



Esto escribió Hernando Muñoz en el boletín de Colombia Diversa.

“No fue lo más malo del 2010. Lo peor del año fueron los frecuentes y graves casos de violaciones de derechos LGBT. Lo más grave fue la impunidad frente a los crímenes cometidos por causas relacionadas con la orientación sexual de las víctimas”. (Divers@s)

Continuar luchando contra la impunidad, no sólo frente a los crímenes sino a la homofobia cotidiana por parte de una sociedad machista, heterosexista, de doble moral, que elimina la diferencia. Para esto, hay cosas que podemos aprender como no lo mostró Manuel Bermúdez (ciudadano gay de Medellín) frente a la agresión experimentada por él y su familia por parte de un vecino que no soporta la diferencia y que no entiende de igualdad y respeto! la lección es que denuncio!!, que es lo que debemos hacer. Sé que muchas veces nos desanimamos porque las autoridades no actúan, pero hay que hacerlo, no hay excusas, para que entiendan que somos y existimos como ciudadanos-as de primera, y que de igual forma se nos debe atender y procurar soluciones. En este aspecto quiero resaltar la actuación de la Personería de Medellín, específicamente de la Personera delegada para los derechos humanos la Dra. Ana Patricia Aristizabal y del profesional a cargo dentro de la Personería del tema LGTB, Walter Bustamante; además de la labor de la figura de policía enlace en Medellín, quienes tomaron cartas en el asunto y no sólo; el agresor en mención, sino el vecindario se dieron cuenta que existen leyes y normas que nos protegen. Ojala con actitudes y acciones como estás poco a poco se vaya instaurando una cultura de la denuncia y podamos mostrar a la sociedad que somos actores de deberes y derechos y ciudadanos-as en todo el sentido y significado.

Que una tarea para el próximo año sea persistir en la denuncia a pesar de los obstáculos,

Un saludo y lo mejor para el nuevo año!”

Hernando Muñoz Sánchez


Mis post rojos relacionados:
Agresión por homofobia con amenaza de muerte en contra del ciudadano gay de Medellín
“Un abrazo de nuestra trieja y familia”. Tarjeta navideña 2010
“Somos los tres enamorados de los tres” La trieja de mi amigo Manu.


Psicóloga Alejandra Quintero R.


Share/Save/Bookmark