jueves, 29 de marzo de 2012

Florence Thomas le responde a Hector Abad Faciolince a propósito del debate sobre el lenguaje incluyente

Todo partió de la columna que Hector Abad Faciolince escribió en el periódico El Espectador del 18 de marzo de 2012 titulado Todas íbamos a misa.

Extracto de la columna:

“Era una manera de entenderse rápido y sin complicaciones. Si las jirafas y las panteras tuvieran conciencia lingüística, estoy seguro de que las jirafas y las panteras con testículos no se sentirían excluidas porque su nombre sea femenino. Es así por caprichos de la lengua, por economía, y ya. Cambiarlo desde arriba con un mandato de autoridad es una ridiculez. Pero el tema del lenguaje sexista, del lenguaje incluyente, crispa los nervios y saca lo más antipático y fastidioso de las luchas feministas (tan necesarias en otros campos que de verdad importan): la cantaleta, la prédica, la imposición de normas absurdas desde arriba, que los de abajo no podemos cumplir. Si intentan ser coherentes, a los feministas del idioma la lengua se les deshace entre las manos.”
 Hector Abad Faciolince 


Días después, el 27 de marzo, escribe Florence Thomas una columna para el periódico El Tiempo titulada Héctor: tenías 5 hermanas, pero naciste varón, en respuesta a las ideas que Hector planteó en su columna, texto del cual quiero extraer el último parrafo:



 “y desde este sentido común, comprendamos que el lenguaje es tan sexuado como quienes lo hablan y como quienes lo regulan; tan sexuado como los patriarcas de las academias. Es imperativo que nos tomemos esta tierra aún tan misógina. Es imperativo adaptar el lenguaje a nuestra recién inaugurada autonomía. Y con esto no se trata de transformar el lenguaje en una herramienta pesada e insoportable y hacernos decir lo que nunca hemos dicho. Solo pedimos atención a los aportes del feminismo. Solo exigimos estar visibles en la historia que hoy se escribe. Y, por supuesto, Héctor Abad Faciolince no necesita escribir sus novelas con lenguaje incluyente, porque las novelas recrean las vidas de personajes concretos. Y a él le digo que, aun en medio de cinco hermanas, nació varón, y nacer varón es, en sí mismo, nacer sujeto y no necesita confirmación. Nosotras necesitamos sin cesar confirmación. Héctor: acuérdate siempre de esa frase magistral de Pierre Bourdieu: "Nacer mujer es nacer con un coeficiente simbólico negativo". El lenguaje incluyente es sencillamente una herramienta de reparación histórica.”
                                                                                                                  Florence Thoma


Saquen ustedes sus propias conclusiones y sigamos hablando de sexualidad y género que en esto no se ha escrito la última palabra.


Psicóloga Alejandra Quintero R - eldivanrojo@gmail.com


Share/Save/Bookmark

3 comentarios:

CarlosAlvarezH dijo...

"y desde este sentido común y esta sentida comuna, comprendamos y comprendamas que el lenguaje y la lenguaja es tan sexuado y sexuada como quienes la hablan y lo hablan y como quienes lo regulan y la regulan; tan sexuado y tan sexuada como los patriarcas y las patriarcas de las academias y los academios. Es imperativo e imperativa que nos tomemos esta tierra y este planeta aún tan misógina y misógino. Es imperativo e imperativa adaptar el lenguaje y la lenguaja a nuestra y nuestro recién inaugurada e inaugurado autonomía y autonomío. Y con esto y esta no se trata de transformar el lenguaje y la lenguaja en una herramienta y un herramiento pesada y pesada e insoportable y hacernos y hacernas decir lo que nunca y la que nunca hemos dicho y dicha. Solo y sola pedimos atención a los aportes y a las apartes del feminism y de la feminisma. Solo y sola exigimos y exigimas estar visibles en la historia y en el historio que hoy y hay se escribe. Y, por supuesto y porsupuesta, Héctor Abad Faciolince no necesita y no necesito escribir sus novellas y novelones con lenguaje y lenguaja incluyente, porque las novellas y los novelones recrean las vidas y lo vivido de personajes concretos y concretas. Y a él le digo y le diga que, aun en medio y media de cinco hermanas y hermanos, nació varón, y nacer varón es, en sí mismo y misma, nacer sujeto y sujeta y no necesita confirmación ni confirmaciona. Nosotras y nosotros necesitamos y necesitamas sin cesar y sin cesor confirmación ni confirmaciona. Héctor: acuérdate siempre de esa y ese frase magistral y magistrala de Pierre Bourdieu: "Nacer mujer y hombre es nacer con un y una coeficiente y coeficienta simbólico y simbólica negative y negativa". El lenguaje y la lenguaja incluyente e incluyenta es sencillamente una herramienta y un herramiento de reparación y reparaciona histórica e histórico…”

... o será histérica e histérico?

Anónimo dijo...

De mi para la feminista radical Florence Thomas "UN RADICAL ES UNA PERSONA CON SUS CONVICCIONES FIRMEMENTE CLAVADAS EN UNA NUBE"

Redicom - Evaluando su Redacción y Comunicación dijo...

NO SE PUEDE CONFUNDIR LA COMPETENCIA LINGÜÍSTICA CON LA COMPETENCIA COMUNICATIVA

Florence Thomas no resuelve con su enfoque el principio de economía en la expresión verbal y complica, por extensión, el proceso comunicativo.

Ella cae en aquello que, precisamente, es deseable evitar en función del principio aludido, y piensa que el discurso feminista, desde los ámbitos de la lingüística, puede resolverse con el uso de ambos géneros en el desarrollo de las competencias de la oralidad y la escritura.

Creo que nuestra apreciada Florence, está confundiendo la competencia lingüística, fundada en la oración, con la competencia comunicativa, establecida sobre la base de la enunciación.

Si la razón estuviera en manos de nuestra apreciada Florence, ella misma no hubiera podido estar expresando lo que en este mensaje propone. Lo que permite que ella pueda expresarse, no son las oraciones feminizadas que tanto reclama, sino los espacios ganados por la mujer en los ámbitos político, económico y cultural, que le han posibilitado, en consecuencia, elaborar un discurso adecuado a las demandas de nuestro tiempo. En la Edad Media, por ejemplo, su propuesta no solo sería fuertemente censurada, porque otras eran las demandas, sino que se convertiría en una excelente candidata para ser castigada en la hoguera. Hoy, parodiando a Freud, cuestionamos su propuesta, en otro tiempo la habrían quemado a ella.

Por último, quiero rescatar la inteligencia y capacidad de Florence Thomas, la cual nos permite a aquellos preocupados por el uso de nuestra Lengua, participar en tan interesante debate.

Raúl de J. Roldán Álvarez
Docente Área de Lenguaje
UdeA y Uniminuto-Bello