sábado, 9 de febrero de 2013

Del oscurantismo actual y otras perversiones. Doctrinas pastoriles y obediencia del rebaño.


"Artículo cuarto: La predicación de la castidad es una 
incitación pública a la contranaturaleza. 
Todo desprecio de la vida sexual, toda impurificación de la misma 
con el concepto de impuro es el auténtico pecado 
contra el espíritu santo de la vida" 

Federico Nietzsche 





El anacronismo y la capacidad histriónica y dramática del sacerdote Carlos Yepes, evidente en una de sus homilías sobre el amor virginal, no solamente es hilarante para mí, sino para aquellas personas que me han incitado esta semana, a escribir algo al respecto de sus afirmaciones.

Expresiones como: “Digan niñas: “Si, Soy Virgen y qué? A quién le duele?. Tú te burlas de mí, tu que eres una zorra, perra, grilla. Más tocada que las campanas de la parroquia, que has pasado por más de 10 o 15 hombres” o “Hoy que los pájaros no le disparen a las escopetas. Que aquellos que viven revolcados como marranos, no cuestionen la grandeza, la belleza, la pureza, la nobleza, la profundidad y la hondura de un amor distinto, un amor virginal”, dejan sentir un tufillo oscurantista y medieval.  Por suerte, aun puedo seguir hablando, pues encarno a aquellas mujeres que murieron en la hoguera.  Así que el fuego, ya no me asusta; con ese cuento, ya no me someten ni me hacen obediente.

Continua diciendo el pastorcito: “Yo hoy 15 años, después de mi ordenación sacerdotal, creo más profundamente en el celibato que el día de mi ordenación sacerdotal, porque veo sus bondades” informándonos de esta manera, públicamente su preferencia sexual o para ser más preciso, la forma como expresa su propia sexualidad. Confieso no estar preparada para escuchar las preferencias sexuales de un sacerdote que le habla a su rebaño en la homilía; sin embargo, le agradezco su precisión. No necesariamente tener sotana  es sinónimo de una vida célibe en donde ni la masturbación hace falta.

Posiblemente el sacerdote en su miopía, desconoce que el celibato y la virginidad, no son las únicas formas de vivencia legitima, responsable y decidida conscientemente de la sexualidad; ésta por naturaleza es polimorfa, pues acontece en sujetos humanos que por constitución, son plurales. Pretender que todos y todas vivamos una sexualidad como la que él propone, no solamente es un pecado de egolatría y narcisismo, sino una invitación a la aniquilación de la humanidad. Querer que todos los cristianos sean célibes, es una invitación al suicidio colectivo de la especie, algo que a simple vista, resulta antinatural.

La dietética sexual cristiana, basada en la represión de la condición humana, es la responsable de la doble moral de nuestra sociedad y sus desvaríos. Si la ascesis cristiana y católica fueran la “salvación” de “nuestra pobre humanidad agobiada y doliente”, no tendríamos que soportar en Colombia, una tierra primordialmente católica desde hace más de 500 años de imposición de esta religión,  hechos como las violaciones, la pedofilia, el maltrato a la mujer, el embarazo adolescente, y otros lastres de la represión sexual; represión ésta de origen principalmente religioso. Aclarando, que la mayoría de estas acciones son cometidas por personas bautizadas en el credo católico, mayoritariamente heterosexuales y en otros casos, sacerdotes.

Le recuerdo, que sin pecadores no hay salvadores y sin ovejas no hay pastores, así que gracias a la culpa, a la confesión y los diezmos que pagan “aquellos que viven revolcados como marranos” Ustedes pueden seguir sosteniendo su Iglesia. Como dice Nietzsche: “Los pecados se vuelven indispensables en toda sociedad organizada de manera sacerdotal: ellos son las auténticas palancas del poder, el sacerdote vive de los pecados, tiene necesidad de que la gente peque”

Cuestionemos los discursos homogenizantes y singularizantes de lo humano, que imponen un modelo sexual totalizador y salvador, pongamos un gran interrogante sobre los discursos de poder basados en metafísicas antinaturales del cuerpo y de lo humano. Sólo la duda, nos llevará a la consciencia y la consciencia a la libertad.  Esto es la Revolución Erótica.


“Es una absurda exageración decir que todos estamos locos,
pero también es cierto que ninguno de nosotros es perfectamente cuerdo
y que ninguno es perfectamente sano de cuerpo.
Si llegara a aparecer en el mundo algún hombre perfectamente cuerdo,
no cabe duda de que lo recluirían.”

G.K. Chesterton.


Psicóloga Alejandra Quintero Rendón - eldivanrojo@gmail.com - @eldivanrojo


Share/Save/Bookmark

6 comentarios:

luis alexander Gomez chaves dijo...

la mayoria de las personas que se expresan de esta forma es porque son"morrongos" o simplemente frustrados ya que no pueden expresar libremente lo que realmente sienten...........

luis alexander Gomez chaves dijo...

tambien muchas veces estas personas que hablan asi tienen sus "guardados" y como yo lo veo es una forma de justificarse....

rialvego dijo...

Un buen articulo de fondo... pero sobran cosas (ataques)que le quitan profesionalismo...

Alejandra Quintero y El Diván Rojo dijo...

También a Nietzsche le falto mucho profesionalismo para referirse a las religiones. Basta con leer El Anticristo para darse cuenta de ello.

Anónimo dijo...

Es irónico que se le pida castidad a la población, por parte de una institución, que se ha caracterizado por tanto escándalo precisamente de tipo sexual, en particular de PEDERASTIA, en donde los deseos acumulados, no precisamente heterosexuales, se desahogan hacia niños y/o jóvenes sin criterios a merced a un clérigo que solicita CASTIDAD. En otras palabras el propio diablo fabricando hostias de comunión. Si estoy de acuerdo con una sexualidad activa, pero ORDENADA, es decir, solo con la mujer que amo. Como puedo yo mirar cástamente a mi novia...cuando está como para chuparse uno los dedos??? ni !!! fundas ¡¡¡lo que uno no se come....se lo come otro y yo prefiero la muerte antes que eso

ATTE: MARCENARO

. dijo...

bueno.... en realidad pienso que el hombre tiene razon en cuando la descarades sexual de las personas, me gusto lo del sexo virginal si fuera asi me hubiera entregado a MI ESPOSO virjen buena onda... lo que si no me gusto es que le heche la cula a alguien la psicologa no tiene la culpa de lo que la sociedad haga dios... PORQUE EN COLOMBIA TENEMOS ESA MENTE PODRIDA PARA ECHARNOS LA CULPA LOS UNOS A LOS OTROS CUANDO LA IGLESIA ralmente no promueve los verdaderos valores y no nos trata como humanos no le sigo hechando la culpa a nadie, cada ser humano vive su felicidad. ALEJANDRA eres libre de dar tu programa eres libre de las injurias de una persona que se para en un palpito a gritar que tu tienes la culpa de la sexualidad colombiana pobre imbecil ignorante